La semana pasada escribimos sobre 3 de los alimentos que pueden ayudar a prevenir los daños del sol. Hoy completamos el listado con otros 3 alimentos, el tomate, la sandía y el brócoli. Incorporar estos alimentos a tu dieta diaria, va a ayudar a tu cuerpo protegerse contra los daños del sol. Como dice el Dr. Perricone "Belleza desde dentro hacía fuera": una buena alimentación puede favorecer tu piel.

Recuerda protegerte del sol aplicando cremas con SPF30 o más, y evitar estar al aire libre las horas del sol fuerte (entre las 12:00 y las 16:00).

Tomate


El tomate: Un estudio, realizado en 2001, estudió a los voluntarios que comieron 40 gramos de pasta de tomate durante un período de diez semanas. El grupo de voluntarios era un 40% menos propenso a experimentar quemaduras por el sol. No olvide de añadir un poco de aceite de oliva para asegurar la absorción de los especiales fitoquímicos que protegen la piel.

 

 

Sandía


La sandía: Este fruto de verano es rico en licopeno, por lo que es una buena elección para proteger su piel contra las quemaduras solares y la posibilidad de desarrollar cáncer de piel.


El licopeno puede prevenir las quemaduras por la radiación UV. Se encuentra en los tomates y la pasta de tomate, en la sandía, así como en los albaricoques, el pomelo rosado y la zanahoria roja (no naranja).

  

Brotes de broócoli


Los brotes de brócoli: Un miembro de la familia de las crucíferas, los brotes de brócoli contienen sulforafano, que está vinculado al aumento de la capacidad de la piel para protegerse del cáncer. Los brotes de brócoli son la fuente más rica de glucorafanina, el precursor de sulforafano.

Y no se olvide de jengibre y cúrcuma. Estas raíces picantes se pueden añadir a las ensaladas, salteados, curries, sopas y guisos. El jengibre previene la descomposición de la elastina en la piel, ayudando a prevenir las arrugas que se derivan de la radiación UV. La cúrcuma, un antioxidante, y activo anti-envejecimiento, protege el colágeno, fundamental para mantener tu piel joven y radiante.