¿Qué es la glicación y cómo prevenirla?

Si tenemos buenos hábitos alimentarios, podemos llegar a los 40 años con una piel estupenda y sin arrugas, pero pueden pasar 5 años y que aparezcan arrugas si no nos cuidamos. Luchar contra la glicación es muy fácil si sabemos cómo y aprendemos a cuidar nuestra alimentación.

¿Qué es la glicación?

 

¿Cómo se traducen los efectos de la glicación?

Con la edad, la glucosa se solapa alrededor de las fibras de colágeno y de elastina que con el tiempo se vuelven más rígidas, incluso podrían llegar a romperse. Este proceso tan lento afecta a todas las proteínas del organismo a lo largo de la vida y es irreversible. Por eso es tan importante luchar contra el fenómeno antes de que se produzca. Si la piel se ve afectada por la glicación, estará menos elástica y tonificada, se producirán arrugas y la hidratación cutánea se debilitará.

 

 

¿Qué tipos de alimentos influyen en el proceso?

Alimentos ricos en azúcares:

Azúcar, golosinas, mermeladas, harinas, pasteles, kétchup, salsa de tomate, néctares comerciales, jarabe de maíz de alta fructosa, maltodextrina, extracto de malta, etc.

Alimentos que ya han sido glicosilados por procesos de cocción:

Carnes ahumadas, carbonisadas, embutidos, sopaipillas, calzones rotos, papas fritas, productos de snack o aperitivo, galletas, horneados, etc.

Sabiendo cómo afecta la glicación y cómo evitarla, es importante controlarla desde temprana edad con una alimentación sana rica en antioxidantes.