Empieza el día siempre con la cara limpia

La base para cualquier rutina del cuidado de la piel es simple ¡pero importante!

La limpieza

En efecto, mientras que cada paso de tu alimentación es a la vez la clave para una cara más radiante y saludable, una limpieza adecuada es crucial para mantener la piel fresca y sentirse b bien. Aunque cuando se trata de lavarse la cara, podemos llegar a excedernos. La clave para una limpieza eficaz es mantener una rutina de dos veces al día. ¿Por qué? Bueno, cuanto más nos lavamos la cara, más nos arriesgamos al lavado excesivo. Una vez por la mañana, y una vez antes de dormir: eso es todo lo que necesitas.

Beneficios de la limpieza

Si todavía necesitas motivos para convencerte de la importancia de la limpieza, déjanos explicártelo.

-Elimina la suciedad y las impurezas. Esta es probablemente la más obvia de todas las razones, pero también una de las más importantes. La limpieza adecuada de la piel ayuda a eliminar las impurezas de los poros, provocados por la contaminación, las células muertas de la piel, las bacterias… ¡Lo que sea! Sin la limpieza, los poros se pueden obstruir y la piel puede ser más propensa a las fugas, la sequedad y la opacidad.

-Mantiene los niveles de hidratación. Ya sabes lo importante que es mantener el cuerpo y la piel hidratados para una salud óptima y un aspecto más joven, pero es posible que no sepas que la limpieza puede tener un gran impacto en los niveles de hidratación. Cuando tu temperatura corporal se eleva por la noche, puede provocar una pequeña reacción, la pérdida de agua trans-epidérmica (TEWL). Básicamente, consiste en la cantidad de agua que su cuerpo pierde a través de la capa epidérmica. Una cara limpia significa que tu crema hidratante hará su efecto, ayudando a restaurar la hidratación perdida y evitando la pérdida de humedad en exceso por la noche.

-Prepara tu piel para el tratamiento. El primer paso en tu rutina de cuidado de la piel debe ser la limpieza, para prepararla en la aplicación posterior de los sueros, cremas hidratantes… Mantener los poros libres de impurezas permite que el resto de productos penetre mejor en las capas profundas de la piel para obtener el máximo beneficio.

-Mantén el aspecto claro y brillante de la piel. Mientras la limpieza es un paso importante durante la mañana y la noche, lavarse la cara por la noche es particularmente crítico. La piel hace mucho de su proceso de reparación durante la noche, y es durante este momento que la permeabilidad de nuestra piel aumenta, permitiendo que los ingredientes se absorban más profundamente. Incluso se absorben mejor, porque la piel no está expuesta a los contaminantes.

Escoger el limpiador adecuado para tu piel

Como todos tenemos diferentes tipos de piel, es importante seleccionar el mejor limpiador para las necesidades de tu piel. Pero, ¿cuál es el limpiador adecuado para ti? Te mostramos las recomendaciones según el tipo de piel:

-Limpieza para la piel seca: Aunque esa sensación apretada y reseca en tu piel podría estar relacionada con la edad, la piel seca también podría estar causada por el uso de un limpiador que es demasiado dura para las necesidades de tu piel. Al seleccionar un limpiador, elige uno con aceite de oliva, fosfolípidos, lanolina u otros ingredientes nutritivos que son suaves en tu piel. Nuestro Nutritive Cleanser es una opción ideal, o también nuestroHypoallergenic Gentle Cleanser, que es una gran opción para aquellos con una piel sensible.

-Limpieza de la piel grasa: Si estás usando jabones con base de jabón y/o alcohol para secar los aceites de la piel, detente inmediatamente. Con el tiempo, estos productos pueden causar serios daños en la piel. Peor aún, pueden alentar a las glándulas de aceite ya hiperactivas a aumentar la producción. En su lugar, utiliza un limpiador formulado para la piel grasa, como nuestro Citrus Facial Wash. Y, aunque puede ser tentador lavarse la cara cada vez que la sientas grasa, no lo hagas, ya que esto puede contribuir al exceso de producción de aceite cuando tu piel trata de compensar la lubricación que tú estás limpiando.

-Limpieza para la piel mixta: El cuidado de la piel mixta se basa en el equilibrio. Necesitas hidratar las áreas más secas (normalmente las mejillas), mientras que tratas las áreas más gruesas como la frente, la nariz y la barbilla (zona T). Busca un limpiador que trate las impurezas sin eliminar de tu piel los aceites naturales, como nuestro Daily Foaming Cleanser de la línea Pre:Empt.

 

Ya sea en el comienzo del día o en el momento de la limpieza, prepara tu piel para el éxito y lograrás un rostro visualmente más fresco y de aspecto juvenil que complemente tus otros tratamientos.