Las claves para dormir mejor y más relajado

Tenga en cuenta lo que come y bebe. El consumo de cafeína o alcohol demasiado cerca de la hora de acostarse hará que dormirse profundamente sea más complicado. Pero eso no es todo; Beber demasiado de cualquier líquido antes de dos horas de ir a la cama puede significar un sueño interrumpido con un viaje (o dos) al baño en el medio de la noche. Por supuesto, lo que come es igual de importante, ya que ir a la cama con hambre o con la barriga llena también puede afectar su sueño. Comer un pequeño snack (estamos hablando entre 150-200 calorías) de fácil digestión como un yogur griego o un trozo de fruta con mantequilla de almendras antes de acostarse, es bueno para asegurarse que los gruñidos de estómago  no viegan llamando a su nombre.

De a su cuerpo un impulso para el sueño tomando infusiones calmantes. No sólo ayudan a conciliar el sueño más rápido, sino que también ayudan a establecer un ciclo de sueño normal para mejorar la salud y la calidad del sueño y reducir el estrés.

Relájese, desconecte de tensiones. Déle a su cuerpo y mente tiempo suficiente para recuperarse del día antes de tratar de contar ovejas. Tomar una ducha caliente, leer un libro, meditar, anotar cualquier pensamiento… No importa qué tipo de relajación emplee, pero dejar que su mente descanse antes de acostarse es crucial para dormir bien. Desconecte de su electrónica y baje las luces 2-3 horas antes de acostarse, señalando a su cerebro que es hora de empezar a producir la hormona del sueño melatonina.

Prepare el escenario. Cree el ambiente ideal para dormir mejor manteniendo su cuarto fresco, oscuro y libre de distracciones. ¿Exactamente de qué frío estamos hablando? La investigación sugiere que el rango de temperatura ideal cae entre 15-19 grados. Ah, y sobre esas distracciones ... deshazte de ellas. Oculte la pantalla del reloj, bloquee los sonidos y saca a tus mascotas de la habitación.

Rompa en sudor. Sabemos que decirle que debe ponerse en movimiento con el fin de "dormir" puede parecer poco intuitivo al principio, pero prometemos que funciona. Los estudios han encontrado que sólo una sola sesión de ejercicio de baja a moderada intensidad como caminar puede disminuir la cantidad de tiempo que se tarda en dormir (y como un bono adicional, incluso puede ayudarle a permanecer dormido más tiempo). Tenga en cuenta, sin embargo, que el ejercicio demasiado cerca de la hora de acostarse puede realmente tener el efecto opuesto, así que opte por entrenamientos de mañana o tarde.

La coherencia es la clave. Mantén un horario de sueño consistente a lo largo de la semana, es decir, ir a la cama y despertarse alrededor de la misma hora todos los días, incluso los fines de semana. Mientras que usted puede estar tentada a dormir en un par de horas adicionales en un sábado o domingo por la mañana, esto no va a borrar los efectos negativos de todo el sueño que se perdió durante la semana. Peor aún más, estas horas extra pueden obstaculizar su capacidad de caer dormido por la noche del domingo (haciendo el ciclo vicioso continuar encima, y encima, y otra vez ...).

 

Mientras que una noche de sueño reparador es bastante difícil de superar, tenemos una sugerencia para hacer que sus mañanas sean siempre buenas. Aproveche al máximo cada una de esas horas de la medianoche incorporando un régimen de cuidado de la piel por la noche en su rutina diaria, utilizando productos específicamente diseñados para trabajar su magia por la noche, como Multi Action Overnight Treatment: un poderoso tratamiento que trabaja mientras duermes para que despiertes con menos arrugas y líneas de expresión y una piel más luminosa, tersa y suave.